El Li-Fi es un sistema de conexión a Internet a partir de la luz emitida por lámparas de LED en un ambiente reducido. ¿Su promesa? Tener una velocidad de transferencia cien veces mayor al Wi-Fi.

Esta tecnología llamada Light Fidelity (de allí surge el término Li-Fi) es muy novedosa.  Se trata de un sistema de comunicación bidireccional mobile que utiliza la luz para transmitir información.

A diferencia del Wi-Fi, aprovecha la intermitencia de lámparas de LED en vez de las radiofrecuencias tradicionales. De esta forma, llega a desplegar velocidades impresionantes para circular la información no solo a dispositivos móviles, sino a todos los equipos que se encuentren en su rango.

Actualmente, la empresa encargada de su desarrollo y promoción se llama pureLiFi. Durante distintas pruebas en el laboratorio logró alcanzar la impresionante marca de transferencia de 224 Gb/s. Sin duda, se trata de  cifras impensadas para los sistemas de conexión actual.

Si bien se trata de un número impresionante, cuando esta tecnología se probó fuera del laboratorio por primera vez, en oficinas y ambientes industriales en Tallinn, Estonia, se alcanzó la velocidad de 1 GB/s.

En rigor, esta tecnología utiliza Visible Light Communication (VLC) y el estándar de luz está entre los 400 y los 800 terahertz (THz). Básicamente, funciona como un código morse moderno: las luces se apagan y se prenden con cierto patrón programado para transmitir el mensaje a los dispositivos.

De esta forma, el parpadeo de las luces LED a velocidades extremas puede ser utilizado para escribir y trasmitir información en código binario. En una primera instancia podría preocupar que el parpadeo constante sea molesto tanto en ambientes laborales como hogareños, pero estas luces de LED trabajan de forma extremadamente rápida, imperceptibles para el ojo humano.

Para recibir cada emisión, los dispositivos cuentan con un photo-detector que interpreta las señales de luz y las procesa de tal forma que se convierten en datos y contenido visible. De esta forma se arma un circuito rápido y cercano entre las luces transmisoras y todos los dispositivos que se encuentren bajo su órbita.

 

LiFi1

Las redes que utilizan las lámparas de LED son rápidas, eficientes y ultra seguras, pero también son jóvenes. Sus propiedades de conexión limitan el acceso a los dispositivos que se encuentren en contacto con la luz, lo que evita que equipos externos tengan acceso a esta red.

Esta característica puede ser de suma utilidad, pero no va a reemplazar al Wi-Fi actual, por lo menos no por el momento. Los puntos de acceso o antenas de señales radiales posibilitan tener un área de cobertura extensa, permitiendo que muchos usuarios se conecten desde diversos puntos.

Es por esto que, para pensar una red aún más segura y eficiente, hay que diseñar y entrelazar ambos sistemas. Si el Wi-Fi y el Li-Fi pueden convivir, se puede lograr un sistema más práctico y mucho más útil.

Sin duda se trata de unos de los desarrollos más interesantes y prometedores de las conexiones inalámbricas. Habrá que esperar por lo menos algunos años para ver cómo evoluciona, cómo se relaciona con los sistemas actuales y cómo se puede implementar en la vida cotidiana de las personas.

 

Please follow and like us:
%d bloggers like this: